Saludos a todos aquellos quienes, planeándolo o de milagro, han llegado a este sitio.
Este artículo sobre la psicosis es creado con el fin de presentar un trabajo para la asignatura de Taller de Análisis y Producción de Textos II. Los involucrados en este trabajo somos Joseph Escobar Lara, Martín Gómez Tadeo, Dante Juarez Rivera, Kevin Rodriguez Acosta y Michelle Monsterrat Sánchez Jimenez.
Una vez aclarado esto, podemos empezar.


La psicosis.

La psicosis es un trastorno mental caracterizado por una desconexión de la realidad.
La enfermedad más conocida dentro de los trastornos psicóticos sería la esquizofrenia. La predisposición genética y unos factores ambientales serían la causa desencadenante. Igualmente, sería necesario un periodo ininterrumpido de al menos 6 meses de síntomas. La base fundamental de su tratamiento serían los medicamentos antipsicóticos y una psicoterapia integradora.

Un episodio psicótico breve sería una reacción que podría tener una persona vulnerable genéticamente a la psicosis y que en momentos de máximo estrés se descompensa. La desaparición de los síntomas suele ser rápida y la recuperación total. El tratamiento sería con antipsicóticos durante un periodo determinado de tiempo.


La psicosis tóxica sería otro trastorno psicótico, su causa sería el consumo de tóxicos (Cannabis, cocaína, anfetaminas...) y en principio su tratamiento sería el abandono total del consumo de estas sustancias.

¿La psicosis se hereda?

Multitud de investigaciones muestran como evidente la transmisión hereditaria de ciertas enfermedades mentales, en cambio resulta confuso el mecanismo de esa transmisión. La enfermedad es consecuencia de la interacción entre la constitución y el medio, “lo que se hereda no es la enfermedad mental, sino la disposición a padecerla”.
La aparición de la enfermedad en un sujeto, aun en los casos de herencia de carácter dominante, dependerá de muchos factores. Puede que transcurra toda su vida sin que manifieste la enfermedad si no concurren factores y desencadenantes. No es posible predecir si el hijo de un enfermo mental manifestará la misma enfermedad, en cambio sí que se puede predecir que ésta aparecerá con más frecuencia entre los hijos de ese enfermo que entre la población en general; y si el padre y la madre padecen la misma enfermedad, la probabilidad aumenta.

La psicosis maniacodepresiva, o depresión mayor la presenta el 0,4 por 100 de la población y el riesgo de que se manifieste en las familias de maniacodepresivos es treinta veces superior. Entre los gemelos univitelinos la concordancia es del 95 por 100. Parece tratarse de una herencia de tipo dominante, con penetración incompleta del gen.



Relación entre la psicosis y la creatividad.

 
Usando datos de cientos de miles de europeos, un estudio publicado en la revista Nature Neuroscience ha encontrado patrones genéticos en común entre las características creativas y la psicosis. Los científicos lograron predecir con éxito qué personas eran artistas solo basándose en indicadores de riesgo genético asociados con características de la esquizofrenia y el trastorno de personalidad bipolar.
El autor del estudio, Kari Stefansson, ha declarado que para que una persona sea creativa, debe poder pensar diferente, y que por eso hay características comunes entre la creatividad y ciertos desórdenes mentales.
Según Simon Kyaga, investigador del Instituto Karolinksa en Suecia, los parientes de personas con esquizofrenia o trastorno de personalidad bipolar están sobrerrepresentados en profesiones creativas. 
Hay genes que se relacionan con los rasgos de la personalidad, y son esos mismos genes los que hacen a las personas vulnerables a padecer ciertos trastornos psicológicos.


Repercusiones de la psicosis.

Entre las diferentes repercusiones de la psicosis en la sociedad, ya sea que padezcan algún trastorno o no, encontramos aquellas que afectan principalmente a quien presenta los pensamientos psicóticos, y las que pueden afectar a terceros directa o indirectamente.

Repercusiones en el individuo.

La psicosis se caracteriza, a nivel social, por una reducida confianza y reciprocidad, y, en definitiva, por una comunicacion e interaccion social deficitaria.
La psicosis definida segun el DSM (Manual de Diagnostico y Estadistico de los Trastornos Mentales) por una hostilidad, ilusiones paranoicas, reducida confianza, y aversion social, esta asoicada con una reducida confianza que hace que las interacciones y comunicacion social sean pobres y una insensibilidad a la informacion del contexto.


Todos estos síntomas de la psicosis hacen que las personas que la padecen no sean bien vistas por las demás. Para ellos son personas raras y peligrosas por su forma de pensar, tratan de no hablar o convivir con esa persona.

No obstante, el diagnóstico y tratamiento de las psicosis tiene que ser siempre médico, tratando la enfermedad de base (si la hubiera), y con los psicofármacos (habitualmente antipsicóticos) prescritos por el especialista en psiquiatría, quien asesorará sobre el tiempo necesario de tratamiento y el tipo de intervención.


Es imprescindible, así mismo, un apoyo psicosocial adecuado.


Comportamiento de un psicótico.

La psicosis suele provocar cambios en el estado de ánimo y en la forma de pensar dando lugar a ideas extrañas, por lo que resulta difícil entender qué siente la persona afectada.

Los pensamientos más comunes se vuelven confusos o dejan de guardar una relación adecuada entre sí. La persona afecta de un episodio psicótico tiene creencias falsas, conocidas como delirios. Por efecto de la psicosis, la persona puede ver, oír, sentir o oler cosas que en realidad no están presentes. A veces, la forma de sentir de la persona cambia de repente, sin que exista una causa aparente, haciendo que se sienta extraña y aislada del mundo, las personas que padecen una psicosis presentan cambios en su conducta habitual.


Pensamientos suicidas.
 
Se consideran pensamientos suicidas todos aquellos pensamientos que tiene un individuo referentes a quitarse la vida de forma intencional y planificada.
La mayor parte de los pensamientos suicidas se tienen en momentos de intenso dolor y sufrimiento emocional. El individuo siente que independientemente de lo que haga no va a poder modificar el motivo de su sufrimiento. No se siente capaz de dar con la solución, sino que se siente impotente y en ausencia de todo control. La persona con estos pensamientos pierde tiende a padecer una honda sensación de desesperanza. Por lo general la idea subyacente, el objetivo que se busca en sí con la ideación suicida no es la de acabar con la propia vida en sí mismo, sino terminar con dicho estado de dolor e indefensión.

Las causas de la presencia de pensamientos suicidas pueden ser muchas y muy diferentes, dependiendo del caso concreto. En los casos en que los pensamientos suicidas están ligados a trastornos mentales, es frecuente que aparezcan en pacientes con transtorno bipolar (siendo habitual que el pensamiento aparezca en la fase depresiva mientras que el intento de autolisis suele ser más propio de fases maníacas). Después de éste, que es el trastorno con mayor número de intentos de suicidio, otros trastornos donde aparece la ideación suicida con gran frecuencia son la adicción a sustancias (especialmente al alcohol), la depresion mayor, la esquizofrenia y el Transtorno de personalidad limite, también conocido como Borderline.

Aproximadamente el 40% de los sujetos con psicosis efectúan un intento de suicidio a lo largo de su vida. El riesgo de suicidio aumenta durante el primer año tras el diagnóstico, para descender progresivamente durante los dos años siguientes y volver a incrementarse posteriormente y de forma constante. Existe un lapso de 2-3 años entre los primeros síntomas de psicosis y el diagnóstico de esquizofrenia, en los cuales el riesgo de suicidio puede estar aumentado, pero esto no parece probado, sí se sabe de las tasas altas del suicidio una vez efectuado el diagnóstico. 

Si bien la presencia de ideación suicida no tiene porque conllevar un intento real de quitarse la vida, se trata de un factor de riesgo de gran relevancia que debe ser tratado con urgencia. De hecho, a nivel terapéutico es imprescindible valorar la existencia de pensamientos suicidas y en caso afirmativo éstos pasan a ser el primer objetivo terapéutico.

Repercusiones en la sociedad.

Debido a la soledad que tienen estas personas, se vuelven muy agresivos, al no tener alguien que les ayude a superar las crisis mentales que tienen en esos momentos, empiezan a tener ideas locas o dementes hacia las personas que lo rodean y dando paso a pensamientos criminales.

Por eso se puede afirmar que ña psicosis no solo afecta al individuo, sino que en condiciones extremas, los pensamientos psicóticos unidos a fuertes convicciones pueden desencadenar eventos catastróficos como los siguientes.

Terrorismo.

El terrorismo es la dominación por medio del terror, el control que se busca a partir de actos violentos cuyo fin es infundir miedo. El terrorismo, por lo tanto, busca coaccionar y presionar a los gobiernos o la sociedad en general para imponer sus reclamos y proclamas.

El terrorismo puede ser ejercido por distintos tipos de organizaciones sociales o políticas, tanto de derecha como de izquierda. Este tipo de acciones incluso pueden ser llevadas a cabo por grupos poco estructurados.
La violencia política del terrorismo ocupa un plano diferente al contexto de una guerra. Por esa razón, combatir el terrorismo y juzgar a los terroristas son tareas muy dificultosas para un gobierno.

El terrorismo no puede ser comprendido; se da cuando el ser humano atraviesa la línea de la razón, de la compasión por los demás, cuando cree que su causa es más valiosa que la vida ajena. Esta clase de pensamientos se pueden considerar un tipo de psicosis; una visión del mundo en la que la ideología personal está por encima de todo lo demás, y nada puede hacerles cambiar de opinión. Pueblos enteros son azotados por formas de violencia que desafía la imaginación de las mentes más perversas y ni siquiera reciben una explicación para tal abuso de sus derechos y libertades, para que su existencia se vea irreparablemente rasgada ante la pérdida de sus seres queridos, de sus casas, de su esperanza.

Asesinatos.

Las principales caracteristicas de un asesino son las siguientes:


1. Visión del otro como causante de daño, amenaza u obstáculo

Si bien las causas concretas pueden ser muchas, por norma general la persona que comete un asesinato ve a su víctima como como alguien que le ha causado un daño, supone una amenaza para su integridad o estatus o para la de un ser querido o representa un obstáculo para alcanzar un determinado fin.

También puede tratarse de un acto de violencia premeditado contra alguien que se asemeja a una persona que le ha producido al asesino un perjuicio, o incluso para satisfacer una necesidad con la que el sujeto no tiene en principio nada que ver.

2. Alta puntuación en psicopatía.

Existen casos de asesinatos que son cometidos contra personas que no tienen ningún tipo de relación con el asesino, como ocurre en muchos casos de asesinos en serie o en los casos en que el asesino en un sicario contratado para acabar con la vida de una persona. 

Sin embargo, la gran mayoría de asesinatos que pueden observarse se llevan a cabo entre personas que se conocen o cuyo entorno está vinculado, aún si su contacto ha sido circunstancial. Eso significa que el asesino tiene la capacidad de distanciarse emocionalmente de la víctima, lo cual encaja con un perfil psicológico con un alto grado de psicopatía.

Precisamente por eso, una persona con pensamientos psicóticos, llevados al extremo de la psicopatía, puede ser una amenaza bajo ciertas circunstancias.
A final de cuentas, es necesario que cualquier persona con algún trastorno mental sea atendida clínicamente.


Genocidio.

Un genocidio es el exterminio sistemático de un grupo social, motivado por cuestiones de raza, religion, etnia, politica o nacionalidad. Se trata de un asesinato de masas que busca la eliminación del grupo y que, incluso, puede incluir medidas para evitar los nacimientos.
 Los que estudian el genocidio han aprendido que el genocidio es, en la práctica, una estrategia deliberada que han puesto en práctica fundamentalmente los gobiernos o los grupos que controlan el aparato estatal. El propio Estado que tiene la responsabilidad de proteger a sus ciudadanos se convierte en su exterminador y las posibles víctimas sólo pueden recurrir a otros para buscar protección. Los efectos del genocidio se hacen sentir más allá de las fronteras del país afectado, ya que redunda negativamente en la seguridad y la protección de las poblaciones de países vecinos. Las consecuencias para las futuras generaciones son, en verdad, enormes.



 
© 2018 Joseph El Animatico

11003